Quizás quiso decir

Quizás quiso decir

¿Madre, allá se acaba el mundo?

¿Madre, allá se acaba el mundo?

lunes, 17 de enero de 2011

Mesa de trabajo con Alex Bauza 10/11/2010

En el ocurrir del pensamiento archivístico se dan, al menos, cuatro acercamientos, si no más, que dificultan el entendimiento de este término de una manera productiva y no enfrentada desde diferentes colectivos. Por un lado, se encuentra el pensamiento filosofico, con Focault, Derrida, Deleuze y sus comentaristas a la cabeza; por otro lado, la práctica artística, que representa el «archivo» y sus «métodos»; además la práctica archivística en su día a día; y una creciente «teoría archivística» de la que el archivo había carecido antes en favor de una pronunciada praxis o dictado de reglas o modos de hacer.

Sin duda, de los pensadores que se han acercado al archivo, quizá sea Foucault el que mejor entendió y conoció los problemas de la archivística, sobre todo a la hora de definir un archivo: no es una suma, no es una biblioteca, no es un lugar de depósito, pero en sus negaciones también abre caminos que dan cuerpo a los problemas que nos acucian: no es una institución y no puede ser descrito. Abriendo esta praxis a la idea de «metáfora de lo que construye al individuo».

Sin embargo, la parte en que la archivística y Foucault no se encuentran es fundamental: el «archivo como nuestra forma de ser y existir», como a priori para todo, como lugar exterior asumido en forma de cultura marcada por una historia relativista.

Éstas, y muchas otras afirmaciones de Foucault, Derrida, etc., están siendo recogidas por archiveros que tratan de construir una teoría archivística desde el archivo y para el archivo, donde el cuadro de clasificación es el guión para un ocurrir; el archivero, un actor que interpreta un rol; y el documento y el propio archivo, algo que no «es» sino que «ocurre» (Terry Cook).

En todo caso, y siguiendo a Deleuze, ese archivo que ocurre representa la realidad tanto como la construye.

Es un consenso general que la importancia que ha tomado el «archivo» ha contribuido a su protagonismo cultural tanto como a la devaluación de la archivística como una mera herramienta sin pensamiento. Esa coexistencia entre protagonismo y devaluación, imposible en teoría, entre una praxis y un discurso, es la que se pretende salvar para completar nuestro pensamiento sobre las herramientas y conceptos que nos construyen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario