Quizás quiso decir

Quizás quiso decir

¿Madre, allá se acaba el mundo?

¿Madre, allá se acaba el mundo?

viernes, 23 de abril de 2010

Sobre inventarios, archivos y memorias: Ricoeur/Demand

Thomas Demand, Archivo, 1995
  
Ricoeur, a partir de las definiciones que del término archivo dan las enciclopedias, extrae
tres características:
...” los archivos son un conjunto, un cuerpo organizado de documentos, de registros; en
segundo lugar, la relación con una institución: se dice, en un caso, que los archivos son
la resultante de la actividad institucional o profesional; en otro, que son producidas o
recibidas por la entidad de la que dichos documentos son los archivos; finalmente, la
archivación tiene como finalidad conservar, preservar los documentos producidos por la
institución interesada; ...”
De este modo el archivo remite a la noción de documento, en tanto apoyo, garante, para
una historia, un relato, un debate. Esto constituye la prueba material de la relación que
se hace de un curso de acontecimientos. Ricoeur destaca la importancia de descubrir el
monumento que se oculta detrás del documento. Ya que ello implica
...”la critica a las condiciones de la producción histórica y su intencionalidad oculta o
inconsciente. Se admite que una vez desmitificada su significación aparente, el
‘documento’ es ‘monumento’...”
El documento remite a un testimonio, el cual amplia el ámbito del documento. Y el
testimonio remite en última instancia a la huella.
...”Se puede decir que los ‘archivos’ son instituidos, y los ‘documentos’ coleccionados y
conservados, es a partir del presupuesto de que el pasado ha dejado una ‘huella’,
constituida gracias a monumentos y documentos como testigos del pasado. ...”
Dejar una huella implica según March Bloch, citado por Ricoeur:
...” la marca perceptible por los sentidos que ha dejado un fenómeno imposible de
aprehender en sí mismo”... ...” todo esta dicho, pero todo es enigma...”.
...” Así la huella indica ‘aquí’, por lo tanto en el espacio, y ‘ahora’, por lo tanto en el
presente, el paso pasado de los vivientes; orienta la caza, la búsqueda, la investigación, la
indagación. Historia es precisamente todo esto. Decir que ella es un conocimiento por
huellas, es apelar en última instancia, a la ‘significación’ de un pasado acabado que, sin
embargo, permanece preservado en sus vestigios...”.
...” Los hombres pasan; sus obras permanecen. Pero sus obras sobreviven en cuanto
‘cosas’ entre las cosas. Este carácter de cosa... ...introduce una relación de causa a
efecto entre la cosa que deja la ‘marca’ y la ‘marcada’. ...”
...” la huella combina así una relación de ‘significancia’ que se puede discernir mejor en la
idea de vestigio de un paso, y una relación de causalidad, incluida en la ‘coseidad’ de la
marca. La huella es un ‘efecto-signo’. Los dos sistemas de relaciones se entrecruzan: por
una parte, seguir una huella es razonar en términos de causalidad a lo largo de la cadena
de las operaciones constitutivas de la acción de pasar por allí; por otra parte, es remontar
de la marca a la cosa que ha dejado la marca; es aislar, entre todas las cadenas causales
posibles, aquellas que además, transmiten la significancia propia de la relación del
vestigio con el paso. ...”
...”la fuente de autoridad del documento, como instrumento de esta memoria, es la
‘significancia’ vinculada a la huella...”
Fuente:
(Ricoeur,1996)

Thomas Demand, Encuesta, 2001

Thomas Demand, Embassy (production still), 2007 

Thomas Demand trabaja sobre un mundo concreto, una mesa, una estantería, una cama. Todo parece sólido y estable hasta que, al acercarnos, nos damos cuenta de que esa mesa, esa estantería, esa cama están hechas de papel. Entonces aparece la duda.
Desde comienzos de los 90, ha seguido el mismo procedimiento: primero elige una imagen fotográfica publicada en un diario o revista, luego construye un modelo de esa imagen a escala real en papel y cartón, lo ilumina, con esa luz helada de ascensor que absorbe humanidad, y lo fotografía. Acto seguido, destruye la maqueta. De la foto original queda apenas una reverberación. Si antes había una mesa de oficina llena de cosas, ahora tenemos esa misma mesa pero pelada, y no es que los objetos hayan desaparecido, sino que siguen ahí pero desnudos: lo que era detalle superfluo ha sido eliminado, queda algo como un bosquejo del original pero sin las particularidades. Sólo vemos el contenido neto de la imagen: los papeles son rectángulos blancos en blanco; el paquete de cigarrillos, una cajita sin marca; la máquina de escribir tiene la forma habitual pero las teclas son todas negras; la cinta adhesiva es un rollito sin logo. Todo en unos colores que recuerda a laboratorios de tecnología vieja, un beige verdoso, entre un té con leche y un cuadro cubista.
Las imágenes podrían ser el resultado de una mente que no logra recordar detalles sino el trazo grueso de las cosas que alguna vez vio. Al respecto, Jeffrey Eugenides (que a su vez escribió un cuento inspirado en las fotografías de Demand para el catálogo de la muestra de este año en el Moma) escribió: “Una memoria de un tiempo o un lugar no es ese tiempo o ese lugar, y, aun cuando la mente luche por percibir el presente existe el filtro inevitable de la conciencia: nuestra mente construyendo un retrato de la realidad”. Es posible que, en parte, las imágenes de Demand sean obras sobre la memoria y la percepción. Sobre qué recordamos de las cosas y por qué. Nada mejor que el papel, en su doble función de escultura y fotografía, para representar la fragilidad de las cosas. Parece haber en Demand un escepticismo hacia la gran escultura, sus construcciones mantienen esa impresión de inacabadas, en el sentido de que dejan ver las juntas del papel, el lápiz marcando intersecciones, las esquinas donde el cartón se levanta y rastros de la goma con la que todo ha sido pegado. Hechos en papel, los objetos se asocian a nuestros recuerdos de la infancia, a los avioncitos, a los barcos, a las pirámides con cartas. Pero montados entre placas de plexiglás parecen lo definitivo y en eso radica su fascinante perversión.
http://www.ritnit.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario